• Palabra cumplida: entra en vigor la bonificación del Impuesto de Sucesiones Ver más
  • Baleares deja en evidencia la política turística en Canarias Ver más
  • “En EEUU se dan facilidades; en Canarias bombardeamos a los emprendedores” Ver más
Encuéntranos en Facebook

Germán Suárez Calvo: "Canarias debe ser objetivo uno en ayudas"

mar. 30, 2020 Economía

"Las empresas que estén preparadas desde el punto de vista financiero son las que aguantarán abiertas", afirma el empresario.

El impacto real sobre la economía de la crisis del coronavirus está por determinar, pero Germán Suárez Calvo sí advierte que las Islas deben ser objetivo uno en la recepción de ayudas, como lo fue en los años 90 con los fondos de cohesión, para no quedarse atrás en la recuperación económica. Como presidente de Astican intenta mantener la actividad para evitar presentar un ERTE ya que, en su opinión, la prioridad es el turismo y el sector servicios para recibir las prestaciones por desempleo.

El presidente de Astican y miembro de la patronal y del Circulo de Empresarios, German Suárez Calvo, ha concedido esta entrevista a LA PROVINCIA que reproducimos a continuación:

 

¿Cuál cree que va a ser el impacto económico de esta crisis sanitaria a corto y medio plazo?

Es una crisis sanitaria pero lo que va a venir después es una dura crisis económica por el efecto directo de nuestra dependencia del sector servicios. Ahora mismo soy incapaz de valorar cuál va a ser la profundidad del impacto económico, pero espero que sea el menor posible. Seguro que será duro y entre todos habrá que echar una mano, tanto el sector público como el privado.

¿Es un hándicap para Canarias en la recuperación que la mayoría del tejido productivo este conformado por pymes, micropymes y autónomos?

No lo veo como un hándicap, lo veo más la tipología de servicios y que por cuestiones obvias se vean abocados al cierre por estar directamente relacionados por el turismo, comercio, etcétera. También es decisivo cómo está cada uno pertrechado desde el punto de vista financiero. Los hay que somos más ahorradores y conservadores y los hay que no. Por eso, al margen del tamaño, ocurrirá que los que financieramente estaban más preparados o sufrieron y sobrevivieron a la dura crisis de 2008 estarán mejor preparados y aguantarán, mientras que otros puede que no aguanten el tirón desgraciadamente. Se trata de una situación inesperada e inédita.

Usted está vinculado al Puerto ¿cómo lo está afrontando al no ser del sector servicios?

Nosotros estamos trabajando con normalidad y pretendemos seguir haciéndolo mientras podamos, es decir, mientras haya clientes y nos lo permitan las autoridades y el estado de alarma porque sigue existiendo tráfico de mercancías y hay personas que puede seguir yendo al trabajo. Tenemos todos los protocolos en marcha y, en el caso del sector de la reparación naval, tenemos una serie de ventajas y es que tenemos repartidos distintos servicios especializados en la isla, lo que implica que, ante el cierre de fronteras y la restricción de desplazamientos y viajes, tengamos capacidad en casa y así podemos prestar servicios. En cuanto a la crisis sanitaria como tal la reparación naval lleva años mentalizada con que la salud del trabajador es lo más importante y estamos acostumbrados a protocolos de seguridad a tal nivel que incorporar los protocolos de esta situación sanitaria el personal lo ha asumido rápidamente.

¿En qué situación está la actividad en el sector?

Estamos con una actividad reducida al 50%, por eso contamos con que vamos a perder dinero en los próximos meses, pero mientras podamos seguiremos abiertos. Como grupo empresarial queremos ser socialmente responsables, el año lo damos por perdido, pero no vamos a ser los primeros en la cola solicitando ERTE porque creemos que hay otras empresas de otros sectores que sí lo necesitan mucho más que nosotros y los recursos económicos y financieros de este país son limitados. Por ello todo lo que podamos contribuir, manteniendo la actividad aunque no sea rentable en los próximos meses y no recurriendo a los ERTE, lo vamos a hacer por una cuestión de responsabilidad. A pesar de las nuevas restricciones esta actividad se sigue considerando esencial y por eso seguirá acudiendo el personal necesario con la aplicación de todas las medidas de seguridad previstas.

¿Qué opinión tiene de las medidas económicas que se han puesto en marcha para intentar aminorar el impacto de la crisis?

A día de hoy en general son adecuadas. Aunque sí tengo que hacer dos comentarios sobre cuestiones que echo de menos. La primera es que a aquellos que han tenido que suspender la actividad que el ERTE se lo autoricen automáticamente. Las medidas están aprobadas pero es necesario que no hayan comprobac iones o bloqueos administrativos porque se están presentando mediante plataformas telemáticas que se caen por la saturación de datos ante el aluvión que hay, por eso deberían ser automáticos y retroactivos. Ya luego se tendrá tiempo de analizarlos mejor y todo aquel que se haya intentado aprovechar para sacar más recursos de lo debido pues que se le sancione como corresponde. En segundo lugar, sí he echado de menos mecanismos para los que, como nosotros, pretendemos seguir abiertos y no engrosar las cifras de ERTE, que suponen un sobrecoste para el país. Supongo que no han tomado medidas para estas empresas porque no habrán tenido tiempo de pensarlo ya que ahora de lo que se trata es de frenar la primera sangría porque el turismo es la primera actividad de este país y el cierre es total. Veremos si en las próximas semanas toman otras medidas.

¿Todo el ingente gasto público que se están destinando por los países y el BCE obligará a reorientar y redefinir la política de control y austeridad vigente tras la recesión de 2008?

Lo primero es que pase esta tormenta lo más rápidamente posible y después van a tener que establecer unas nuevas reglas de juego. Toda esta pelota no deja de ser más deuda de los Estados y de la UE que habrá financiar en el largo plazo. Se debe analizar cómo se financia porque los ingre- sos van a bajar y habrá que ver cómo se digiere porque todo no puede caer sobre la actividad económica. Supongo que los países irán a distintas velocidades porque aquellos que tienen mayor actividad industrial tendrán más posibilidad de arrancar antes y aquellos que tienen menos capacidad y dependen más del sector servicios vamos a ir más lentos y la UE lo tendrá que tener en cuenta.

¿Las singularidades de Canarias le suponen una fortaleza o una debilidad?

Es que dentro de España hay regiones que también van a ir a distintas velocidades. Lo que sí creo es que Canarias debe tener dentro del Estado un trato singular y de especial protección. Con datos objetivos y fundamentos en la mano Canarias debe ser objetivo uno dentro del Estado y España objetivo uno también en el marco de la UE. Es igual que cuando España y Canarias eran objetivo 1 en los años 90 de los fondos de cohesión, pues ahora sería igual porque las partidas, ayudas y mecanismos existentes deben tener prioridad en Canarias y que a nadie se le ocurra des- viarlas porque todas harán falta. Todo lo que sea inversión productiva en Canarias después de este golpe hay que favorecerla como sea y no detraer ni un solo euro de programas de financiación o ayudas del REF, incentivos regionales y otros planes porque es la mejor forma de que el Esta- do pueda repartir con los empresarios e inversores lo duro que será sacar al sector servicios hacia adelante.

El objetivo del Gobierno canario es al menos recuperar el mismo nivel de actividad que había antes de la crisis sanitaria...

Me pregunto cuánto de agujero o déficit como Estado vamos a tener que financiar porque ahí va a estar el problema con las tensiones y recortes que se puedan producir. Por eso Canarias tiene que levantar la bandera para que no se nos detraigan ni un solo euro de lo que ya estaba previsto porque, dadas nuestras circunstancias como economía, nos van a dejar atrás y, al igual que tampoco se puede dejar atrás a ningún ciudadano, tampoco se puede permitir en este país que se deje atrás a ninguna región. Tenemos la economía que tenemos y las condiciones que tenemos, el resto de la Península tiene mejores condiciones que nosotros. De momento el listón sería poner en lo más alto que Canarias se considere como objetivo uno y, si hay suerte y vamos bien, pues se bajaría el listón en función de lo que necesitemos. De entrada pinta que tenemos que estar los primeros de la lista.

También habrá que ver cómo se recuperan el resto de países para normalizar la actividad económica ¿no?

Me pregunto cómo incentivamos a nuestros clientes para que vengan de nuevo a Canarias ¿Solo con campañas de promoción turística? ¿Se puede bonificar de alguna otra manera para que viajen? Todos vamos a estar afectados una vez que pase la crisis sanitaria y soy de la opinión de que ante situaciones inimaginables o extremas, soluciones del mismo tipo. Si hay que ponerle dinero a la gente en el bolsillo para que se animen a venir a Canarias pues habrá que hacerlo. Y si no se pueden dar ayudas directas el Estado y Europa tendrán que cambiar la legislación para inyectar la liquidez necesaria.

 


Inicio| Aviso Legal| Mapa Web

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y realizar estadísticas mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta nuestra política de cookies.

ACEPTAR