Emprendedores

Cambiar el marco legislativo: fundamental para ayudar al crecimiento de las pymes

abr. 13, 2017

Uno de los mayores problemas a los que se enfrentan, tanto Canarias como España ahora que los datos económicos son favorables es a ayudar al desarrollo económico de las empresas. Por ello, desde el Gobierno central se está preparando un acto para lanzar una batería de medidas que contribuyan a romper la barrera de crecimiento que ahora mismo afrontan las PYMES.

“El crecimiento empresarial es uno de los asuntos más relevantes de la política industrial” afirma Rodrigo Madrazo, director general de política económica del Ministerio de Economía. Madrazo se apoya en los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), donde se extrae que en España, el 83% de las compañías son microempresas.

En Canarias, la situación es similar: el 95,8% de las empresas de Canarias cuenta con menos de 10 empleados y Solo el 0,7% de los negocios tiene más de 50 trabajadores. El acento en este hecho viene también desde el extranjero: varios organismos internacionales en sus últimos informes sobre España destacan la barrera de crecimiento que actualmente la legislación tiene sobre las PYMES. Medidas como agilizar los premisos para abrir una compañía o crear un marco más favorable tanto para el desarrollo como para la liquidación en caso de que las empresas no sean exitosas se antoja totalmente necesario para no frenar nuestro propio crecimiento.

Según José Ramón Barrera, socio de la auditoría de servicios fiscales y legales (Assap), son varias las razones por las que los empresarios canarios no se aventuran a crear un negocio o atreverse con mayores inversiones. La primera es el marco legal de las islas: los elevados costes laborales sumados a la falta de incentivos a la contratación está penalizando la existencia de empresas mayores. Y la segunda es la maraña burocrática en la que viven las empresas del archipiélago: “A las inversiones extranjeras que quieren asentarse en las islas se las maltrata con exceso burocrático, lo que hace que muchas se echen para atrás”, subraya.

Para Barrera, también tiene que ver la idiosincrasia y la opinión pública canaria: los ciudadanos ven a las grandes corporaciones como si fueran “el diablo”, y al empresario como un “explotador que se pasea con el puro”. Por eso matiza, “hay que apoyar a las pymes y al mismo tiempo, aspirar a tener un mayor tejido productivo” puesto que, a su juicio, las empresas grandes y sólidas “soportan más las sacudidas de una gran recesión como la que hemos vivido”.

Actualmente, la mayor traba a la que se enfrentan estas empresas es el exceso de impuestos y la poca flexibilidad del mercado económico español. Por ello, economistas como José Cano, socio responsable de Mercados y Empresa Familiar de KPMG en España, destaca que “para seguir progresando” se necesita “una rebaja de impuestos, menores contribuciones a la Seguridad Social y mayor flexibilidad en los acuerdos laborales impulsarían las perspectivas de crecimiento de su negocio”.

A esta circunstancia se le suma el hecho de que vender por internet es casi inviable en la mayoría de las pymes canarias. Tantas son las trabas para vender, que a quien quiera emprender en este sentido no le queda otra que montar un centro logístico en la península si quieres tener una oportunidad para vender no solo en el mercado insular.