• Palabra cumplida: entra en vigor la bonificación del Impuesto de Sucesiones Ver más
  • Baleares deja en evidencia la política turística en Canarias Ver más
  • “En EEUU se dan facilidades; en Canarias bombardeamos a los emprendedores” Ver más
Encuéntranos en Facebook

La Sociedad del Conocimiento, una urgencia para Canarias

mar. 10, 2019 Opinión

Alberto Cabré de León es consejero delegado de Publicidad Atlantis y miembro del Círculo de Empresarios de Gran Canaria

La sociedad actual vive un momento de cambio, y una de las cuestiones más relevantes para Canarias pasa por proponer, crear, y lograr un futuro basado en un desarrollo y crecimiento inteligente, sostenible e integrador, acorde con el nuevo contexto y entorno. Desde lo regional a lo global, con las personas como centro.

Tenemos por delante la tarea de mentalizar a la sociedad canaria de la creciente importancia de apostar por la Sociedad del Conocimiento a la que nos dirigimos a pasos agigantados. Resulta imposible considerar a realidad Canaria actual y futura de Canarias de manera aislada. Las Islas, como el resto del mundo, están inmersas en un nuevo entorno que condiciona su presente y parte de su futuro y que se divide en tres ejes que actúan entre sí: el cambio, la globalización y la revolución tecno-económica.

Estamos ante la Sociedad del Cocimiento, fuente del desarrollo y crecimiento basado en la sostenibilidad y la inclusión de las personas, las organizaciones y la actividad política. Hay una nueva cultura digital impulsada por la revolución de las tecnologías en un mundo global.

Actualmente existen muy pocas medidas específicas que traten de forma integral la educación en la Sociedad del Conocimiento. Nuestros hijos y nietos forman la clave de edad en la transición de Canarias y nuestra economía hacia ese futuro. 

Tenemos el reto de lograr un crecimiento inteligente a través de inversiones más eficaces en educación, investigación e innovación poniendo el acento en la creación de empleo, la reducción de la pobreza y en la recuperación de las capas sociales no integradas.

Viene bien recordar los objetivos que marca la Unión Europea con el cercano horizonte del año 2020: conseguir empleo para el 75% de las personas de 20 a 64 años, aumentar la inversión  en I+D hasta el 3% del PIB, cambio climático y sostenibilidad energética, alcanzar tasas de abandono escolar prematuro por debajo del 10%, conseguir que al menos un 40% de las personas de 30 a 34 años de edad hayan completado estudios de educación superior.

El Gobierno de Canarias ha elaborado y aprobado la estrategia política para la década en la que se fija los mismos objetivos de mínimo que la Unión Europea. Ya que se tienen estos documentos y se han definido un conjunto de prioridades conviene que se explique a la Sociedad hasta qué punto se están cumpliendo con respecto a la financiación estos objetivos, que entre otros se refieren al liderazgo inteligente en turismo, Canarias como referente atlántico, Canarias laboratorio natural y bioeconomía basada en la biodiversidad.

Pero los retos no se quedan aquí. El sistema educativo en España cambia con demasiada frecuencia, se puede decir que lo hace con el Gobierno de turno, para lograr sus objetivos se requiere continuidad fruto de propuestas consensuadas, sin ellas no será posible ni mejorarlo, ni modernizarlo. También necesitamos medir el éxito escolar, lograr una la formación profesional adecuada al mercado, que nuestros alumnos manejen idiomas, y necesitamos hacer especial hincapié en el aprendizaje de analítica el big data y de la inteligencia artificial.

Siguiendo con nuestra reflexión, no cabe duda de que las personas con su talento son su principal ventaja competitiva. Nuestras administraciones están todavía a un nivel muy bajo en su modernización y acceso a la electrónica y tiene que innovar en los modelos de gestión de los procesos que estas realizan.

Para todo ello hay que simplificar y coordinar la normas y procedimientos entre las instituciones públicas, eliminar las normas superfluas simplificando los procesos, derogar todas aquellas que están impidiendo el desarrollo y la inversión y por lo tanto la creación de empleo.  No es de recibo que en la realidad actual prevalezca el clientelismo político a la inversión y el desarrollo. 

Es indudable que la Universidad es la responsable consciente o inconsciente de la formación inicial de todos los profesores del sistema educativo canario. También lo es de los profesores de la modalidad no formal y de la formación continua. En los procesos de formación el profesorado y los medios a su alcance tienen que basarse en la competencia asociada a la innovación y fomentar la creatividad y el espíritu emprendedor de los alumnos. Hay que hacer un análisis de los resultados obtenidos hasta el momento para ver cuáles son nuestras debilidades al mismo tiempo que las oportunidades que se pierden y que no son recuperables.      

En resumen, Canarias se enfrenta a un doble reto que es reducir su tasa de paro y aumentar sus niveles de competitividad. Para ello una opción es diversificar su modelo de crecimiento y de desarrollo, optando por una transición hacia la Sociedad del Conocimiento. Es una opción para la que cuenta con las personas mejor formadas en muchas generaciones, aunque esta circunstancia indica poco, ya que las regiones hay que considerarlas en relación a su entorno, que cada vez es más global.


Inicio| Aviso Legal| Mapa Web

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y realizar estadísticas mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta nuestra política de cookies.

ACEPTAR