• Palabra cumplida: entra en vigor la bonificación del Impuesto de Sucesiones Ver más
  • Baleares deja en evidencia la política turística en Canarias Ver más
  • “En EEUU se dan facilidades; en Canarias bombardeamos a los emprendedores” Ver más
Encuéntranos en Facebook

El peligro de las subidas de sueldo sin tener en cuenta la productividad

feb. 6, 2019 Empleo

Tener salarios que permitan tener un nivel de vida adecuado constituye un objetivo de todos. Las subidas, sin embargo, han de ser la consecuencia de un proceso previo. Y este es un aspecto en el que diversos socios del Círculo de Empresarios de Gran Canaria han hecho hincapié en repetidas ocasiones. “Subir el Salario Mínimo Interprofesional supone actuar sobre el síntoma y no sobre la enfermedad”, aseguró hace no demasiado el presidente de la Confederación Canaria de Empresarios, Agustín Manrique de Lara. “La prioridad ha de estar en el aumento de la productividad, Algo que beneficiaría a las empresas y, por ende, a los trabajadores”.

Ya es sabido, el Gobierno de Pedro Sánchez y sus aliados parlamentarios de Unidos Podemos ha incrementado el SMI hasta 900 euros, un incremento del 20%. Esta medida sin precedentes ha llenado de intranquilidad a las empresas del archipiélago. Y al regulador. La semana pasada, el gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, advirtió que casi el 13% de los trabajadores que cobraban menos de esos 900 euros serán despedidos y la medida supondrá la pérdida de 125.000 empleos.

El Banco de España va más allá de lo que estiman organismos como la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) o la Comisión Europea. En el primer caso, el dato calculado por el equipo que dirige José Luis Escrivá apuntó a un impacto negativo de unos 40.000 puestos, mientras que un estudio “muy preliminar” de Bruselas apuntó una cifra máxima de 90.000 trabajos. 

Así las cosas, Agustín Manrique de Lara, ha advertido que "arrancamos 2019 con preocupación al estar ante una etapa de menor crecimiento” y señala que “tenemos que hacer un enorme esfuerzo por recuperar la confianza empresarial y las condiciones que nos hagan mantenernos en la misma senda de creación de empleo que hemos estado en 2018”. 

Los primerísimos datos de empleo en 2019 no son halagüeños. El número de desempleados alcanzó en enero 3,285 millones de personas en toda España tras aumentar en más de 83.000, lo que supone el mayor incremento en el citado mes desde 2014. Es el primer dato tras el incremento del SMI y tras el fin de la campaña de Navidad. Canarias registró el pasado mes de enero 209.419 desempleados, 2.404 y un 1,16 % más que el mes anterior, según los datos que ha difundido hoy el Ministerio de Trabajo del Gobierno de España. 

2018, no obstante, fue un buen año en términos de empleo. La productividad, sin embargo, no avanza tan bien. La productividad por hora efectivamente trabajada (34,7 euros el año pasado) se ha congelado con un crecimiento del 0,0% en los últimos 12 meses. En el anterior trimestre, siempre en tasa interanual, la productividad por hora trabajada había crecido un 1%, y en el anterior un 1,2%, lo que da idea del proceso de deterioro que se está registrando en los avances de productividad.

El coste de un empleo es el salario bruto pagado en relación con la unidad de producto producida. El salario de un trabajador tiende a igualarse con la productividad del empleo, por lo que si la productividad de dicho trabajador es inferior al salario mínimo, al empresario no le compensa contratarlo.

El trabajador tiene que añadir un valor mínimo a su salario bruto y esto se complica en trabajadores poco formados y productivos, lo que la subida tenderá a condenar al paro a jóvenes sin experiencia y de baja formación académica. O a los de mayor edad. Según el BdE, la subida del SMI destruirá el 28% de los puestos de trabajo de los empleados de entre 45 y 64 años que ganan menos de 900 euros, una tasa que se reduce al 15,9% para aquellos de entre 33 y 44 años, al 1,6% para los de 25 a 32 años, y al 2,2% para los más jóvenes.

El informe firmado por Aitor Lacuesta, Mario Izquiedro y Sergio Puente también señala que “la incidencia sería particularmente elevada en determinados colectivos, como los de mujeres, jóvenes, trabajadores menos formados y empleados con contrato temporal”, y recomienda que se lleve a cabo “un seguimiento detallado de los efectos de la subida” para «poder actuar de manera efectiva sobre los trabajadores afectados”.


Inicio| Aviso Legal| Mapa Web

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y realizar estadísticas mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta nuestra política de cookies.

ACEPTAR