• Palabra cumplida: entra en vigor la bonificación del Impuesto de Sucesiones Ver más
  • Baleares deja en evidencia la política turística en Canarias Ver más
  • “En EEUU se dan facilidades; en Canarias bombardeamos a los emprendedores” Ver más
Encuéntranos en Facebook

Convenio de Carreteras, cuestión urgente que necesita la responsabilidad del Gobierno

oct. 3, 2018 Comunicados

-          El Convenio de Carretas Canarias-Estado está supeditado a la voluntad política del Gobierno de España desde el primer día de su toma de posesión el pasado mes de junio. Pero Madrid se niega a suscribir el convenio ya acordado 

 

-          Los 2.000 millones de euros invertidos en infraestructuras supondrán la generación de 28.000 empleos en ocho años

El Círculo de Empresarios de Gran Canaria considera una cuestión urgente la firma del Convenio de Carreteras, un documento llamado a estimular la economía de la isla y cuya inversión tendrá un efecto multiplicador. 

El Convenio de Carretas Canarias-Estado está supeditado a la voluntad política del Gobierno de España desde el primer día de su toma de posesión el pasado mes de junio. Resulta difícil de entender el retraso en su firma e inicio de la tramitación de las obras en él contenidas. Es por ello que el Círculo de Empresarios de Gran Canaria quiere hacer un llamamiento a la responsabilidad del Gobierno de Pedro Sánchez, de donde parte la negativa a suscribir el documento ya acordado.

 Este convenio contiene una treintena de grandes obras en el archipiélago, y cuenta con un presupuesto global de unos 2.000 millones de euros a ejecutar en los próximos ocho años. El prólogo del propio texto describe la importancia de esa inversión productiva: “La materialización del convenio de carreteras reactivará la inversión, resolverá el déficit de infraestructuras, equilibrará el mercado y generará puestos de trabajo en un sector muy castigado durante los años de recortes”. 

Asimismo, como sucede con toda inversión productiva, el convenio tendrá un efecto multiplicador importante. Los 2.000 millones de euros invertidos en infraestructuras supondrán la generación de 28.000 empleos en ocho años y generarán una riqueza para el archipiélago de 4.000 millones

Solo para este año 2018 prevé una inversión de 307 millones de euros. Iniciamos los últimos tres meses del año y parece obvio que el retraso en la puesta en marcha del convenio imposibilite la ejecución del presupuesto consignado para el presente y sea necesario prorrogar la ejecución de las obras previstas. 

Pero si grave es la paralización de las inversiones en carreteras, más lo es que el gobierno del Estado esté retrasando transferir a Canarias el importe de los recortes del convenio efectuados entre 2012 y 2016, avalados por sentencias del tribunal supremo y que según el gobierno de Canarias pretenden condicionar el destino del importe adeudado que asciende a 865 millones de euros con sus correspondientes intereses. 

En Gran Canaria la inversión prevista en el convenio culminará comunicar con La Aldea de San Nicolás, la terminación de la autovía del norte, la GC-2 con la actuación entre Arucas y Bañaderos, dará solución a los atascos de la autovía del sur, la GC-1 entre la ciudad y el aeropuerto, abordará las obras necesarias de la autovía marítima desde el Puerto a San Cristóbal y posibilitará terminar de la GC-3 hasta Bañaderos. 

Gran Canaria necesita más de 600 millones al año de inversión productiva pública y privada para impulsar su estancada economía. La inversión pública es voluntad política y la privada está y ha estado, en algunos sectores, condicionada también por decisiones de las administraciones públicas, como fueron las distintas moratorias a la inversión turística. 

Se puede plantear de forma más ruidosa pero no de forma más clara y evidente. Gran Canaria clama a gritos la inversión productiva que genera el Convenio de carreteras para que con el efecto multiplicador que le caracteriza estimule su economía.

El Círculo de Empresarios de Gran Canaria considera una cuestión urgente la firma del Convenio de Carreteras, un documento llamado a estimular la economía de la isla y cuya inversión tendrá un efecto multiplicador.

 

El Convenio de Carretas Canarias-Estado está supeditado a la voluntad política del Gobierno de España desde el primer día de su toma de posesión el pasado mes de junio. Resulta difícil de entender el retraso en su firma e inicio de la tramitación de las obras en él contenidas. Es por ello que el Círculo de Empresarios de Gran Canaria quiere hacer un llamamiento a la responsabilidad del Gobierno de Pedro Sánchez, de donde parte la negativa a suscribir el documento ya acordado.

 

Este convenio contiene una treintena de grandes obras en el archipiélago, y cuenta con un presupuesto global de unos 2.000 millones de euros a ejecutar en los próximos ocho años. El prólogo del propio texto describe la importancia de esa inversión productiva: “La materialización del convenio de carreteras reactivará la inversión, resolverá el déficit de infraestructuras, equilibrará el mercado y generará puestos de trabajo en un sector muy castigado durante los años de recortes”.

 

Asimismo, como sucede con toda inversión productiva, el convenio tendrá un efecto multiplicador importante. Los 2.000 millones de euros invertidos en infraestructuras supondrán la generación de 28.000 empleos en ocho años y generarán una riqueza para el archipiélago de 4.000 millones.

 

Solo para este año 2018 prevé una inversión de 307 millones de euros. Iniciamos los últimos tres meses del año y parece obvio que el retraso en la puesta en marcha del convenio imposibilite la ejecución del presupuesto consignado para el presente y sea necesario prorrogar la ejecución de las obras previstas.

 

Pero si grave es la paralización de las inversiones en carreteras, más lo es que el gobierno del Estado esté retrasando transferir a Canarias el importe de los recortes del convenio efectuados entre 2012 y 2016, avalados por sentencias del tribunal supremo y que según el gobierno de Canarias pretenden condicionar el destino del importe adeudado que asciende a 865 millones de euros con sus correspondientes intereses.

 

En Gran Canaria la inversión prevista en el convenio culminará comunicar con La Aldea de San Nicolás, la terminación de la autovía del norte, la GC-2 con la actuación entre Arucas y Bañaderos, dará solución a los atascos de la autovía del sur, la GC-1 entre la ciudad y el aeropuerto, abordará las obras necesarias de la autovía marítima desde el Puerto a San Cristóbal y posibilitará terminar de la GC-3 hasta Bañaderos.

 

Gran Canaria necesita más de 600 millones al año de inversión productiva pública y privada para impulsar su estancada economía. La inversión pública es voluntad política y la privada está y ha estado, en algunos sectores, condicionada también por decisiones de las administraciones públicas, como fueron las distintas moratorias a la inversión turística.

 

Se puede plantear de forma más ruidosa pero no de forma más clara y evidente. Gran Canaria clama a gritos la inversión productiva que genera el Convenio de carreteras para que con el efecto multiplicador que le caracteriza estimule su economía.


Inicio| Aviso Legal| Mapa Web

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y realizar estadísticas mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta nuestra política de cookies.

ACEPTAR