• Palabra cumplida: entra en vigor la bonificación del Impuesto de Sucesiones Ver más
  • Baleares deja en evidencia la política turística en Canarias Ver más
  • “En EEUU se dan facilidades; en Canarias bombardeamos a los emprendedores” Ver más
Encuéntranos en Facebook

La bajada del IGIC, una necesidad urgente para reducir el desempleo

jul. 7, 2016 Fiscalidad

ESTE BLOG Y LAS OPINIONES AQUÍ VERTIDAS CONSTITUYEN UNA HERRAMIENTA DE DEBATE Y NO EXPRESAN LA OPINIÓN OFICIAL DEL CÍRCULO DE EMPRESARIOS DE GRAN CANARIA. 

El presidente del Gobierno canario, Fernando Clavijo, se ha comprometido públicamente en la Cadena Ser a iniciar una reforma fiscal para bajar impuestos en las islas, siempre y cuando el próximo Gobierno central mejore la financiación autonómica. Pero el Ejecutivo autonómico, sin embargo, ya está en disposición de acometer esa rebaja. Canarias es la comunidad autónoma con menos deuda, y una de las tres que han cumplido con los objetivos de déficit para el pasado ejercicio. A pesar de ello, los canarios sufren unos tipos impositivos excesivamente altos, sobre todo desde la subida de 2012, lo que ha obligado a la población a reducir el consumo y la inversión.

La recaudación fiscal en Canarias creció un 52,4% entre 2011 y 2015. Buena parte de la culpa de esta mejoría la tiene la recuperación económica, que ha hecho posible que los ingresos hayan crecido un 13,3% solo en 2015 y un 7,9% en lo que va de 2016. Pero también se ha debido al alza de impuestos que llevó a cabo el anterior Ejecutivo hace ahora cuatro años y que sigue ahogando el consumo y los ingresos de las empresas. Entonces, entre otras subidas, el tipo general creció del 5% al 7%.

Numerosos expertos, entre ellos Daniel Lacalle, economista, gestor de fondos y profesor de Economía Global y Finanzas, abogan por bajas fiscalidades: "Los países que han mantenido impuestos bajos o los han reducido han salido antes y mejor de las crisis. Por eso, para consolidar la recuperación económica, es fundamental seguir apostando por reducir el esfuerzo fiscal”. Más contundente se mostraba Sergio Alonso, presidente del grupo Domingo Alonso y miembro del CÍRCULO DE EMPRESARIOS DE GRAN CANARIA: “Es evidente que a medida que mejora la economía se recauda más deberían reducirse los impuestos. Salvo que se quiera seguir derrochando el dinero público”.

En este sentido, resulta llamativo que a pesar de contar con una perspectiva favorable, en los últimos dos años las Administraciones canarias hayan optado por aumentar un 5,9% el número de empleados del sector público. Salarios que se pagan con el presupuesto que se genera con impuestos. Las empresas públicas, cabe recordar, sirven para hacer aumentar el coste de la administración, a la vez que llevan a cabo una competencia desleal a empresas privadas.

Para luchar contra el desempleo se requieren todas las armas posibles, y unos impuestos altos siempre son un freno para el consumo de los ciudadanos y, por lo tanto, para la buena marcha de las empresas. Y si las empresas prosperan crean riqueza y esto se traduce en un mayor empleo. Esa ha de ser la receta.


Inicio| Aviso Legal| Mapa Web

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y realizar estadísticas mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta nuestra política de cookies.

ACEPTAR